04 septiembre 2009

Edificio Restaura Recoletos. elmundo.es

CASAS DE AUTOR | GABRIEL ALLENDE
www.elmundo.es | 2009.09.04

texto: José F. Leal | vídeo: Itxaso Glez.
MADRID.- A Gabriel Allende le gustaría que los pisos fueran 'de marca'. Que en lugar de una casa a secas los futuros hipotecados pudieran elegir entre una vivienda 'Mercedes Clase A' o una 'Renault Clío'. De esta manera se podría hablar con propiedad de una industria de la construcción y, fabricadas en serie, las casas serían más baratas.

Tras 23 años de trabajo al frente de su estudio -que en los años de bonanza llegó a emplear a 52 arquitectos-, sigue poniendo pasión en su trabajo porque, según confiesa, "todavía no ha terminado de hacer lo que le gusta". Durante ese tiempo Madrid ha sido su hábitat natural. Sus comercios -la cadena Crisol, las cafeterías California- sus oficinas -Aon Gil y Carvajal, Morgan Stanley, Edificio Crisalis, Grupo Timón...- y, sobre todo, sus edificios residenciales en calles selectas del centro como Velázquez, Serrano, Alcalá, Almagro u Ortega y Gasset y los diferentes ensanches.

Uno de sus primeros trabajos, la remodelación de la joyería Montiel (Pamplona, 1987), el que fue el proyecto "más gozoso" de su vida, le llevó al mítico programa 'Metrópolis', de La2.

El Edificio Restaura

De vuelta al presente y al centro de Madrid nos muestra su penúltima obra: el rebautizado como Edificio Restaura, un clásico del Paseo de Recoletos construido entre 1947 y 1952, antes conocido como el Edificio de La Unión, y que Allende ha convertido en 82 viviendas de lujo tras someterlo a una reestructuración parcial.

El 'hall' de entrada destaca sobre todas las zonas comunes del bloque. En él, Allende juega con lo que denomina "la secuencia de la sorpresa", que consiste en combinar alturas y retranqueos para presentar o salir de las diferentes estancias.

Además, genera reflejos y efectos lumínicos gracias a la complicidad de las paredes, tratadas con un vidrio blanco pintado con resina epoxi por detrás, pues "existe ese mundo de la secuencia del reflejo, que permite que una imagen se proyecte al infinito" para recibir al visitante.

A Allende le gusta que los acabados no escondan grosores, capas y materiales. Al contrario, deben quedar visibles. Y crear espacios intuitivos. "El edificio casi no necesita rótulos de señalización puesto que desde el vestíbulo principal se accede a tres de las cuatro escaleras o núcleos de viviendas".

El recibidor convive con un inmenso patio de luces central de 400 metros cuadrados -impropio de un edificio tan céntrico-, diseñado a modo de jardín urbano, que además de para iluminar y refrigerar, sirve para 'esconder' un aparcamiento robotizado de última generación.

Un salto de calidad y ambiental
"Si nos tomáramos la sostenibilidad en serio, cada vez que se construye un edificio sobre un solar donde se genera un intercambio con el medio -recoge agua de lluvia, genera CO2...- deberíamos ser capaces de devolver la misma superficie al medio-ambiente", sentencia Allende.

Porque en España se ha construido mucho y mal pero "no por parar la industria del ladrillo vamos a solucionar la necesidad de vivienda que existe y que se construirá en los próximos años". ausencia de industria. "Cuando te compras un coche, pagas el coste de unos materiales fabricados dentro de una estructura global, es decir, el precio de un producto que se comercializa en todo el mundo, con componentes testados y válidos para todos los países. Pero cuando pagas una casa, pagas un proceso de un coste limitado y no testado". Por ejemplo: "Un fabricante de aluminio vende su material pero no se hace responsable de la ventana final ni de su ensamblaje, algo que no sucede en los sectores del automóvil, el aeroespacial o el naviero".

"Mientras no cambiemos el concepto de industria no haremos viviendas de verdadera calidad. Estaremos tuneando de manera ineficaz". Por ejemplo, en la Fórmula 1 "sería ilógico que se pusieran más alerones de los debidos o el alerón no estuviera testado en un túnel de viento". Actualmente la Arquitectura está más al servicio de la moda de usar y tirar que de la utilidad y la eficacia. Cuando cambiemos el modelo estaremos vislumbrando el futuro.

Y continúa. "Se premia la arquitectura 'ex novo' es decir, para cada ocasión". Y se refiere a las grandes obras que pasan a la historia y reciben premios, "en la que los materiales y diseños no se reutilizan para producciones en serie". Esto impide que más gente tenga acceso a esos productos y que bajen su coste.

Ciudades más densas
"La densidad es más ecológica que la dispersión", asegura, al menos en las grandes ciudades. Allende cree que en las grandes ciudades irán apareciendo edificios en vertical dentro de las manzanas ya existentes. Y, en ellos, "zonas verdes, dedicadas a huertas, parques y espacios comunes". Porque, como reconoce, "no sólo los arquitectos estamos pensando qué hacer con nuestras ciudades; también hay biólogos, sociólogos, artistas, ingenieros..."

"Somos 54.000 arquitectos en España y se nos encuentra prácticamente en todas las áreas de la sociedad, menos en política, donde casi no hay ejemplos. Es decir, hay muchos y no todos ejercen, por lo que cada vez es más importante especializarse". Hay muchas oficinas pequeñas que, además de hacer su propia arquitectura, se ganan la vida como empresas de servicio a otros estudios de mayor tamaño porque han encontrado su hueco. "A nivel informático y de diseño 3D, por ejemplo, hay mucha especialización", afirma, sin descartar otros campos interesantes como la arquitectura aplicada al mundo cultural y social.

Allende no para de trabajar y mientras relata los últimos detalles del edificio se arranca con un avance de su última creación, un centro de recuperación de fauna en Tres Cantos (Madrid) para Aena.

 
© 2018 allende arquitectos. Aviso legal.